Everest

Los Movimientos Orogénicos

Inicio » Geografía Física » Los Movimientos Orogénicos

La corteza terrestre ha sufrido constantes modificaciones a través de sus cuatro mil quinientos millones de antigüedad. El plegamiento o levantamiento de los geosinclinales para formarlos grandes sistemas orográficos en el mundo.
La corteza terrestre está sometida a constantes movimientos que se ponen de manifiesto en una serie de fenómenos como los sismos, la actividad volcánica y movimientos orogénicos, estos movimientos son los que se producen en forma muy lenta para formar cordilleras.

Las modificaciones actuales del relieve

Los efectos de las modificaciones que ha sufrido el relieve son:
• La presencia de océanos y continentes y el variado relieve que exhiben éstos: montañas, mesetas y llanuras.
• El plegamiento o levantamiento de los geosinclinales para formarlos grandes sistemas orográficos en el mundo. Los últimos plegamientos se realizaron durante la era terciaria, entre los cuales figuran la formación de la cordillera de los Andes.
• En forma simultánea, la desintegración de las rocas que forman las cordilleras, su transporte o acarreo y su deposición en las partes bajas del relieve, que dio origen a la formación de las quebradas, valles, nudos, cadenas de montañas, pongos y llanuras aluviales.
• Las modificaciones actuales de la corteza terrestre tienen su origen en la acción de dos fuerzas de efectos contrarios:
Las fuerzas geológicas o tectónicas que provienen del interior de la corteza terrestre y que construyen el relieve, (sistemas orográficos y cordilleras); y
Las fuerzas geográficas, que actúan desde el exterior y destruyen las formas existentes del relieve, formando las quebradas, los valles y las llanuras aluviales.

Plegamiento
Plegamiento

Las fuerzas geológicas o internas, constructoras del relieve

La corteza terrestre está sometida a constantes movimientos que se ponen de manifiesto en una serie de fenómenos.
Algunos son perceptibles en unos pocos minutos, como los movimientos sísmicos; otros, en peno-dos de larga duración, como la actividad volcánica o vulcanismo y un tercer grupo que se realiza en períodos que duran millones de años, como los movimientos orogénicos o formación de las grandes cordilleras.
Todos estos movimientos geológicos o internos construyen las grandes formaciones del relieve, pero su origen se encuentra en la acción de las fuerzas geológicas que provienen desde el interior, moviendo las placas tectónicas.

Los movimientos orogénicos

Movimientos orogénicos son los que se producen en forma muy lenta para formar cordilleras.
Los movimientos orogénicos son producidos por fuerzas que provienen del interior de la corteza terrestre.

Los plegamientos actuales

En todas las eras geológicas han habido movimientos orogénicos. Las grandes cordilleras que hoy existen en la superficie terrestre y que se plegaron durante la era terciaria son: la cordillera de los Andes, en América del Sur, las montañas Rocosas o Rocallosas, en América del Norte; la cordillera de América Central; las cordilleras de Los Alpes y Los Cárpatos, en Europa; y la gran cordillera del Himalaya en Asia.

Mapa de las fallas tectónicas
Mapa de las fallas tectónicas

Zonas orogénicas cuaternarias

En la actualidad (era cuaternaria) se observan también nuevas zonas orogénicas muy activas, conformadas por la cordillera Mesoatlántica, en el fondo del océano Atlántico, y la Dorsal o cordillera submarina de Nazca frente a la costa peruana.
En estas nuevas zonas orogénicas van saliendo hacia el exterior de la corteza terrestre, proveniente de su interior, abundante material. En cambio, en las grandes fosas oceánicas, se van introduciendo nuevos sectores del sima, que forman la base de los continentes y el fondo de los océanos.

Plegamientos y fallas

Los plegamientos están conformados por los antiguos sedimentos que se acumularon en el fondo de los mares durante millones de años, dando origen primero a un geosinclinal (sedimentos arqueados hacia abajo, de miles de metros de espesor) y que fueron plegados debido a la acción de las fuerzas endógenas o internas, provenientes del interior de la corteza. La cordillera de los Andes fue antes el geosinclinal andino.
Las rocas se pliegan debido a su plasticidad. Si las rocas no tuvieran la suficiente plasticidad, se produciría la fractura de la corteza o falla. Los territorios fallados, es decir, que presentan numerosas fallas, son inestables.

Movimiento orogénico: Plegamiento
Movimiento orogénico: Plegamiento

Geosinclinales y fósiles

Los grandes plegamientos existentes en la actualidad, tuvieron su origen en los geosinclinales.
Los geosinclinales eran grandes depresiones de la corteza terrestre, como por ejemplo, los fondos de los mares y los océanos, en donde se depositaron, durante millones de años, los sedimentos llevados desde los continentes, por los ríos. Esos sedimentos formaron capas de gran espesor, aprisionando entre sus estratos a los animales y vegetales marinos, que hoy son fósiles. Con posterioridad el geosinclinal se plegó, es decir, empezó a levantarse, flexionándose y elevándose hasta sobrepasar el nivel del mar y alcanzar, en muchos casos, como en los Andes, alturas superiores a los seis mil metros, a lo largo de una zona orogénica.
Las zonas orogénicas terciarias son también las áreas de gran actividad volcánica del mundo y conforman las zonas sísmicas más activas de la Tierra.