Granizo cayendo

El granizo

Inicio » Geografía Física » El granizo

El verdadero granizo, no el «granizo suave», que realmente es una forma de nieve, consiste en bolas esféricas de hielo cuyos tamaños van de alrededor de 5 milímetros de diámetro en adelante. Hay otra variedad llamada «granizo pequeño» que consiste en un núcleo de granizo suave encerrado en una delgada corteza de hielo transparente. Esta variedad puede caer de las pequeñas nubes cúmulo-nimbo, pero el verdadero granizo se forma sólo en nubes cúmulonimbo donde las corrientes ascendentes son tan fuertes que pueden transportar las piedras según crecen. Estas nubes han de ser muy potentes y contener una cantidad sustancial de agua, condiciones que requieren un tiempo relativamente cálido con fuerte calentamiento de superficie para generar ascensiones violentas. Consecuentemente, el verdadero granizo es un fenómeno asociado con las imponentes nubes de una tronada madura, suele caer en forma de densos chaparrones localizados dentro del área de una tormenta con aparato eléctrico y truenos.

Granizo
Granizo

Formación del granizo

Las piedras de granizo se originan como bolas de granizo suave o como gotas de lluvia congeladas que se elevan y caen de las violentas corrientes de aire en las nubes de tormenta, creciendo por acrección según las gotitas de la nube se congelan sobre ellas. La estructura en capas normalmente apreciable en las piedras de granizo revela el movimiento fluctuante hacia arriba y abajo, que continúa hasta alcanzar un punto donde la corriente ascendente ya no puede soportar el peso de las piedras, cayendo éstas de la nube. Las capas también son un reflejo de los distintos tipos de deposición ocurridos a cada nivel. A temperaturas muy bajas, las gotitas se congelan rápidamente, atrapando muchas de las diminutas burbujas de aire que hacen blanco al hielo. A temperaturas más altas, la congelación tiene lugar más despacio, formando hielo transparente. Esto significa que las piedras de granizo han fluctuado a través de capas a diferentes temperaturas. Se necesitan corrientes ascendentes de más de 30 metros por segundo para mantener suspendida una piedra de granizo durante los diez minutos más o menos necesarios para la producción de una buena granizada.

Formación del granizo
Formación del granizo

Formas de granizo

Aunque normalmente tienen formas esféricas o casi esféricas, las piedras de granizo exhiben a veces formas muy extrañas que probablemente se deben a que varias piedras chocan dentro de la nube y se congelan. Una de estas raras piedras cayó en Sidney, Australia, en 1971, tenía cuatro «cuernos» de 2 centímetros de largo que salían de una bola esférica de hielo claro. Incluso ha habido noticias de criaturas vivas tales como ranas caídas a la Tierra dentro de piedras de granizo, probablemente porque una potente corriente ascendente de un tornado transitorio las habría elevado en el aire primero. El granizo es infrecuente en las regiones porque el aire frío contiene sólo vapor, y es la liberación del calor latente producida condensarse grandes cantidades de vapor la que genera las violentas corrientes ascendentes necesarias para la formación de las piedras de granizo. También en los trópicos es raro el granizo grande, debido a que una de las condiciones para el desarrollo de las piedras de granizo es que la dirección del viento cambie con la altura de forma que, cuando una piedra se desprenda de una nube pueda ser atrapada de nuevo en el interior de la nube a otro nivel para que siga creciendo en las corrientes verticales. Aunque en los trópicos hay abundantes nubes cúmulo nimbo, rara vez tienen esta estructura de vientos. Además, en las latitudes tropicales todas las piedras de granizo probablemente se derriten en el aire caliente poco antes de alcanzar el suelo.
Las praderas centrales de Norteamérica, donde tienen lugar los tornados y las tormentas más fuertes, son también las áreas azotadas con mayor frecuencia por el granizo y, no extrañamente, las zonas donde se han encontrado las piedras de granizo más grandes. El peso récord de una piedra de granizo es el 766 gramos del ejemplar caído en Coffeyville, Kansas, en 1970. Tenía 44 centímetros de circunferencia y estaba formada por la agregación de aproximadamente 20 piedras más pequeñas.

Contenido del granizo gelatinoso

Granizo
Granizo

Durante años han menudeado los informes sobre material gelatinoso o viscoso caído del cielo; como solía estar asociado con la aparición de meteoros se le ha dado el nombre de «fango de las estrellas».
En 1909 un hombre que paseaba por Lowell, Massachusetts, vio precipitarse hacia la Tierra un meteoro brillante.
La posterior búsqueda reveló una masa gelatinosa de olor casi inaguantable. En otra muestra caída cerca de Dallas, Texas, en 1979 se comprobó la presencia de uranio y plomo y se pensó que esto apoyaba la teoría de un posible origen extraterrestre. Por fin, un naturalista examinó las muestras de este material gelatinoso, concluyendo que eran secreciones de ranas y sapos, quizás vomitadas por los pájaros que se habían comido las criaturas. Hay también un alga, el nostoc, que forma masas gelatinosas. Por lo tanto es muy posible su origen terrestre. Este tipo de material biológico puede ser levantado por las potentes corrientes ascendentes de un tornado, y los meteoros que los suelen acompañar se explican por la aparición de relámpagos en bola. Quizás el ejemplo menos agradable de este tipo de acontecimientos sea el cieno verde caído sobre Washington en 1978, que cubrió coches y edificios, matando plantas y produciendo enfermedades en los animales.
Se pensó que los posibles responsables serían los pesticidas y el combustible descargado en chorro, pero actualmente nadie sabe la causa real de este dañino fango.